Los 7 episodios de Star Wars, rankeados del peor al mejor [ACTUALIZADO]

(Se han utilizado los nombres en español de cada uno de los filmes solo por los LOLs)

En el número 7…

Episodio II: El ataque de los clones

Joder, tantas cosas apestan de este filme: el romance entre Padme y Anakin (él haciendo levitar la fruta, los diálogos forzados, la revolcada en los verdes pastos de Naboo), la trama confusa, el desaprovechamiento de Jango/Boba Fett, la muy meh explicación de por qué se llamaban Clone Wars las Clone Wars, el chef alienígena panzón hecho de CGI y texturas plastilinosas, el “misterio” del planeta cuyo registro alguien borró de los archivos, la mediocre secuencia en el coliseo del planeta insectoide. No mamen, en serio: no se entiende bien lo que está sucediendo, las cosas que pasan no son emocionantes. Creo que lo peor fue que, luego del fiasco inicial del Episodio I, los fans teníamos esperanza de que aquí iba a repararse la narrativa, sobre todo con un tono menos infantil. Oh pero no. Fue mucho peor. ¡Y no salió Vader!

Momento favorito: los duelos finales. Fue bueno ver a Yoda sacar su minisable de luz. Admito que rockeó.

En el número 6…

Episodio III: La venganza de los Sith

No comparto la idea generalizada de que el Episodio III fue la menos peor de la trilogía de precuelas. No señor: es apresurada y estúpida, y desaprovecha un momento que se construyó en la imaginación de millones (la traición de Anakin a Obi-Wan, el subsecuente duelo y la transformación de Skywalker en Darth Vader) durante décadas con un derroche de falta de recursos narrativos y mediocridad. Todo pasa muy rápido: del innecesario cameo de Kashyyyk al clásico villano-que-se-ve-cool-en-el-póster-pero-matan-demasiado-pronto (Grievous), sin omitir la absurda muerte de Padme, el nacimiento de los gemelos Luke y Leia y ese sinsentido epílogo en el que se explican eventos importantes para el Episodio IV (Luke se va a Tatooine, Leia a Alderaan, Yoda a Dagobah y Vader chaparro con un Tarkin wannabe mirando la Death Star al fondo) de una forma brusca y, bueno, en un lapso de no más de 10 minutos. Es verdaderamente horrible, no parece que la hizo el mismo tipo que inventó Star Wars. Y el duelo entre Anakin y Obi-Wan es largo y aburrido. ¡Sin peso dramático!

Momento favorito: la secuencia inicial, probablemente la batalla espacial más grande y ruidosa de la saga. Y ya, de ahí todo es cuesta abajo.

En el número 5…

Episodio I: La amenaza fantasma

Con el tiempo, la muy satanizada precuela inicial me ha parecido la más rescatable de las tres. Dentro de toda su inocencia, es la mejor estructurada de las tres, al menos tiene a Liam Neeson y a un villano memorable (por su apariencia) que se nos fue demasiado pronto. Le ayuda que la fe de los fans estaba en el momento más álgido en la historia de Star Wars y todos queríamos, anhelábamos que fuera algo increíble –un poco lo que sucede ahora con The Force Awakens. Por supuesto, el Episodio I se hizo de una fama asquerosa por su estilo infantil, que nos llevó a pensar que a) Lucas estaba olvidando por completo a los fans originales y b) que lo único que le interesaba era vender paquetes infantiles de hamburguesas. Agreguen a Jar Jar Binks, el personaje más odiado de la serie, al antipático Jake Lloyd como Anakin Skywalker y otras tonterías no menos escandalosas, como que Threepio fue construido por Anakin (¿uh?), la Fuerza depende de una mamada llamada “midiclorianos” (¿UH?) y un Yoda “joven” y horriblemente construido en computadora. Ew.

Momento favorito: la carrera de pods, un momento de genuino entretenimiento cinematográfico.

via GIPHY

En el número 4…

Episodio VI: El regreso del Jedi

Jedi se divide en dos actos: el rescate de Han y el clímax en Endor. Y aunque la secuencia del palacio de Jabba está llena de grandes momentos a la Star Wars, nos aleja del verdadero meollo del asunto, de lo que todos queríamos ver, que es el encuentro definitivo entre padre e hijo, entre Anakin y Luke Skywalker. Su otro problema es que tiene ewoks, cosa que a los 10 años no me pareció necesariamente malo, pero sí lo fue considerando que la saga venía de su episodio más oscuro. El momento “eye candy” del Episodio VI es la persecución de speeder bikes, y el más mágico, cuando Threepio le relata a los ewoks sus aventuras. Creo que habría sido peor de no haberse resuelto satisfactoriamente la saga, pero ese duelo final, con el Emperador en medio, es simplemente genial: no tanto por la acción, sino por lo que se dice ahí. Ese cierre es justo lo que necesitaba Star Wars, y de ahí se parte para el Episodio VII… de alguna forma.

Momento favorito: Luke vs Vader en el salón del trono, un sable verde contra uno rojo. Brutal.

En el número 3…

Episodio VII: El despertar de la Fuerza

A la distancia, parece que lo que más le duele a The Force Awakens es su proximidad con A New Hope: hay un planeta desértico, un héroe improbable (el héroe es una chica, de hecho) que es llamado a la aventura por un golpe de suerte, un villano enmascarado, un rescate sui generis y un arma superpoderosa que hay que neutralizar. ¿Demasiados cues tomados del manual del filme original? Probablemente. Es claro que JJ Abrams tomó una ruta segura para complacer a la audiencia, se comprometió a hacer un filme que fuera fiel a los elementos de la saga y lo logró. Algunos personajes son memorables, en mi parecer: Rey, Finn y el berrinchudo Kylo Ren logran convencer y aterrizar con una nueva generación de fans. Los cameos y apariciones de actores clásicos están ahí también y todos aplaudimos (o lloramos) su participación —TFA es como el puente entre el viejo y el nuevo Star Wars.

Por la euforia y lo que había digerido hasta el momento, y dentro del ranking de los siete episodios de Star Wars a la fecha, coloqué a The Force Awakens entre Jedi A New Hope como la tercer mejor película de la saga. Para mí sigue ocupando ese sitio, pero solo el tiempo dirá si verdaderamente merece estar ahí. Aquí mi review completo.

Momento favorito: para mi dolor, la muerte de Han Solo. Elegíaca.

En el número 2…

Episodio IV: Una nueva esperanza

Es lenta y súper naive, pero aun es adorable. A New Hope está estructurada de una manera tan simple, y casi cualquier momento es magia pura setentera. Se establecen a los personajes principales, y la relación entre ellos se entiende de inmediato. Todo es simple: hay que buscar al viejito que vive en el desierto, check. Hay que conseguir una nave que nos lleve a Alderaan, check. Hay que escapar de la Death Star y rescatar a la princesa, check. Hay que ir a romperle la madre a la Death Star, check. Los temas musicales, los nombres, las frases legendarias, el sentido del humor: todo proviene de aquí. A New Hope es un logro, pero más que eso fue un milagro que sucediera en el momento indicado, en aquel 1977, ante la adversidad de la producción y el escepticismo de los estudios y el público en general.

Momento favorito: ¡la cantina de Mos Eisley!

En el número 1…

Episodio V: El imperio contraataca

Si el Episodio IV estableció el universo de Star Wars, es innegable que Empire construyó el culto como lo conocemos. Creo que nadie esperaba que la secuela de la en aquel entonces película más popular de todos los tiempos fuera superior. Pero lo fue: su narrativa es súper poderosa, oscura por los hechos malévolos que sufren los héroes, y ahonda de una manera geek a elementos que el filme anterior simplemente no podía ni tenía por qué explorar. Por ejemplo: el lado oscuro de la Fuerza. O el romance creciente entre Han y Leia. O los alcances del Imperio, cuya figura del Emperador nos fue introducida. Y por supuesto, el momento clave, el cénit de toda la mitología de Star Wars: Darth Vader es el padre de Luke Skywalker. No es solo un giro en la trama, es la columna vertebral de la saga, es lo que justifica que Star Wars no sea solo una serie de películas sobre monstruos, pistolas de rayos y naves espaciales. No: es la historia de una familia, los Skywalker, y la manera en que moldean el destino de la galaxia. Empire es inolvidable, es Star Wars en su expresión más pura.

Momento favorito: el ataque de los AT-ATs, “una razón por la que construyen cines”, como decía la campaña del relanzamiento en 1997.

via GIPHY


¡El Hype está en Patreon!

Básicamente, es una donación mensual que dan los fans para que podamos seguir creando cosas como podcasts y videos. ¡Conviértete en Patreon hoy!

Comentarios

comments

Escribo libros.

You must be logged in to post a comment Login