¿Es Scarface (1983) una película sobrevalorada?

Antes del escarnio público diré: a mí me encanta Scarface, de Brian de Palma, con Al Pacino y Michelle Pfeiffer y Robert Loggia y F. Murray Abraham… Es de esas películas que te dispones a ver con un poco de alcohol y a veces hasta en soledad total, el viaje fulminante de un hombre que pasa de tener nada a tenerlo todo con un final tan estrepitosamente violento que quedó tatuado en la consciencia de la cultura pop y ha influido en la música, el cine, la literatura y hasta los videojuegos.

Scarface, la de Pacino, es una cinta icónica. Más no es una cinta libre de pecado.

El linchamiento en redes sociales del nuevo proyecto, protagonizado por Diego Luna —o sea, él es Tony Montana—, me ha parecido tan absurdo y contundente, que me he atrevido a escribir esta idea, tal vez sacrílega, que me ronda en la cabeza desde que vi por vez primera este clásico ochentero:

La verdad es que esa película no es buena. No es, digamos, Taxi Driver, ni Goodfellas, ni El Padrino.

Creó toda una ola cultural y su estilizado submundo se ha mantenido prácticamente intacto desde su llegada al cine, pero toda la belleza de Michelle Pfeiffer, la violencia cruda, el soundtrack kitsch de Giorgio Moroder, el exagerado acento “cubano” de Pacino y la moraleja final no pueden ocultar que está dirigida como una telenovela. El score, a pesar del autor, no es memorable (prueba aquí, ni la voz de Debbie Harry salva esa canción, y miren que esta dupla fue responsable de esta maravilla).

Pacino creó una personalidad tan anal, tan explosiva, tan imparable, que es imposible no ceder ante su encanto, pero los sets son espantosos, las peleas de Montana con su madre están al nivel de Mujer Casos de la Vida Real, los villanos son caricaturescos y los momentos cómicos son como de Mauricio Garcés.

Los que han salido puristas de Scarface parecen olvidar que la versión de De Palma es TAMBIÉN UN REMAKE. La original es de 1932, con Tony Muni, y el personaje es Tony Camonte, sin embargo, la trama es básicamente la misma aunque es el alcohol y no la coca la droga de moda. Supongo que la nueva versión tendrá algún otro estupefaciente como eje.

Los momentos más brillantes (el interrogatorio en migración, el asesinato de Frank, la cena “bad guy”, el final explosivo y la muerte de Gina, se interconectan con escenas dirigidas con menor pericia (el pleito con la mamá de Tony Montana, su renuncia al puesto de sándwiches cubanos, el berrinche inconforme en el baño de espuma, la conspiración en su contra que parece sacada de Austin Powers y uno de los montajes más caricaturescos del cine); secuencias que no envejecieron bien y por su realización están más cerca de series como Miami Vice o Knight Rider, que de dramas poderosos como Apocalypse Now. Son momentos efectivos, pero desentonan con otras partes de la cinta de las que todo mundo sí se acuerda.

Scarface (1983) no es perfecta. Brian de Palma nunca se ha distinguido por hacer películas fuera de un formato telenovelesco. Su Mission: Impossible no es la mejor de la serie. Los Intocables ensombrece al lado de Goodfellas. De su repertorio, me gustan más Carlito’s Way (1993) y Carrie (1976).

La columna vertebral de esta cinta es el guión de Oliver Stone filtrado a través de la brutal interpretación de Pacino. De nuevo, a historia, una ópera de ambición y destrucción, es irresistible. Apuesto que leer ese guión es igual de emocionante. Pero la mano de De Palma deja muchos altibajos, es inconsistente.

Eso no significa que no sea una cinta importante que ha dejado un legado, como tampoco significa que una nueva versión (que originalmente estaba a cargo de Antoine Fuqua) le deba algo. Es un remake exitoso, y la nueva es otro remake que, esperamos, ofrezca un buen resultado.

Aquí es donde pregunto: ¿ya vieron la original? ¿Cómo saben que De Palma no la “arruinó”? Démosle una oportunidad a la nueva, no creo que acabe tan desperdiciado todo el talento como pasó con Ghostbusters.




¡El Hype está en Patreon!

Básicamente, es una donación mensual que dan los fans para que podamos seguir creando cosas como podcasts y videos. ¡Conviértete en Patreon hoy!

Comentarios

comments

Todo lo que digo es mi jodida responsabilidad

You must be logged in to post a comment Login

%d bloggers like this: