Por qué Trollhunters de del Toro es “Buffy” para esta generación

¿Se acuerdan de Buffy? ¡Regresó! ¡En forma de Trollhunters!

Este 2017 se cumplen 20 años de la llegada de un personaje llamado Buffy Summers a la TV (no hablemos de la atroz película con Kristy Swanson y Dylan McKay). Yo he sido un fiel profeta de Buffy the Vampire Slayer, la cual llevó a Joss Whedon—sí, el loco que dirigió Avengers—a algo que podría considerarse fama. Para mí, convencer a alguien de entrar al culto siempre es un martirio que al final vale la pena; no hay nada mejor que las reacciones de un nuevo fan a los innumerables momentos shockeantes de Buffy.

Es increíble pensar que después de 20 años y la enorme cantidad de aportaciones que esta serie hizo al mundo de la TV (yo sigo afirmando que si no fuera por Buff no existirían las series como las conocemos hoy) no se ha replicado su fórmula correctamente.

Hasta el año pasado, cuando llegó Trollhunters de Guillermo del Toro a Netflix.

Está bien, lo acepto: el concepto central de Buffy es un tropo tan común que hasta tiene nombre, y desde entonces han existido muchas series que giran alrededor de esta dinámica de “ve a la escuela, salva al mundo”. Caricaturas como Kim Possible, o series como Teen Wolf, entre muchas otras, lo hacen, pero en mi experiencia ninguna se ha acercado tanto a la esencia de Buffy como lo hizo Trollhunters.

 

“No mames, eso se ve espectacularmente genérico,” dices tú, ahorita, probablemente.

Y tendrías razón. Yo vi el tráiler antes de Rogue One y lo único que me llamó la atención fue la presencia de Kelsey Grammer, Ron Pearlman, y claro el nombre de mi gallo Guillermo del Toro, pero todo lo demás se veía como una serie hecha con “píntalo por números”. El hecho de que los primeros dos capítulos son una avalancha de clichés no ayudó mucho, al punto que dudé si Del Toro realmente tuvo mucha agencia creativa en su creación.

Pero después de ese rocoso comienzo, Trollhunters toma forma. Sí, los clichés siguen presentes, pero estos comienzan a ser subvertidos de formas muy creativas, y un excelente sentido del humor muy [sic] whedoniano endulza mucho el asunto para que, aun cuando no estás tan apegado a los personajes o la historia, por lo menos te rías un rato.

Fue ahí cuando comencé a pensar en los paralelismos que tiene con Buffy, una serie que, si no fuera por Game of Thrones, aún sería mi #1. Buffy también tiene un comienzo difícil, donde tienes que aguantar por lo menos una temporada y media antes de ver por qué la serie es tan merecidamente amada en la cultura geek.

Trollhunters se estrenó el año pasado con una temporada de 26 episodios dividida en dos arcos narrativos de 13. Estos arcos narrativos, los villanos que los héroes tienen que enfrentar (el monstruoso Bular, y el aterrador Angor Rot), así como una más grande amenaza que es casi incorpórea, están siempre presentes, incluso durante los episodios que podrían considerarse autónomos. Esta es una estructura narrativa en la que Buffy fue pionera y cambió la televisión para siempre.

Y sí, gran parte del elenco de personajes de Trollhunters tiene un análogo en Buffy, hay tramas importantes casi idénticas (como un villano cuya maldad depende directamente de su falta de alma), el sentido del humor, la subversión de expectativas, la inesperada muerte de personajes, y un gran número de otras similitudes puntuales, me hacen pensar que los paralelismos no son nada más tropos en común sino una decisión deliberada. Trollhunters parece estar liderando una nueva manera de hacer televisión de fantasía urbana para adolescentes y jóvenes adultos—un género en el cual Buff sigue y seguirá siendo estándar.

Me gustaría ir cerrando con algo un poco más a modo de reseña, nada más para aclarar: Trollhunters no es perfecta, así como Buffy tampoco lo fue, aún se encuentra en un estado larval y, sospecho, cambiará mucho con futuras temporadas (si las hay, considerando la trágica muerte de Anton Yelchin, quien dio voz a Jim). Las historias de la escuela, aunque a veces espejean de una forma efectiva a las historias en el mundo de los trolls, nunca son remotamente interesantes (aunque eso puede ser que ya estoy dando el viejazo y nomás no me identifico), y la temporada cierra con demasiadas tramas abiertas para mi gusto.

Ah y también hay una de esas ñoñérrimas escenas de baile que se han vuelto aparentemente obligatorias.

Ahora, esto no es necesariamente una nota sobre cómo Trollhunters le copió a Buffy sino sobre cómo genuinamente siento que Trollhunters, tras 20 años, es la serie que mejor ha logrado capturar las sensibilidades que Joss Whedon implementó en Buffy; sensibilidades que van desde lo más superficial hasta lo más profundo de la narrativa.

Si no eres fan de Buffy, esto no sonará como algo muy trascendente, pero sin duda espero que esta comparación mande a otros fans del show a Netflix para ver Trollhunters. O, inversamente, mandar a los pocos fans de Trollhunters a ver Buffy.

O, en el mejor de los casos, mande a gente que no es fan de ninguna a ver cualquiera de las dos. O ambas.




¡El Hype está en Patreon!

Básicamente, es una donación mensual que dan los fans para que podamos seguir creando cosas como podcasts y videos. ¡Conviértete en Patreon hoy!

Comentarios

comments

Una maldita bestia. Trans-minotauro. Autor de ciencia ficción y fantasía de "The Armor of God". Escribo de videojuegos y cultura pop aquí y allá. A veces pretendo cantar metal. También me gusta levantar cosas pesadas.

You must be logged in to post a comment Login

%d bloggers like this: