Las 6 películas de Spider-Man, rankeadas de la peor a la mejor

¡Sé nuestro Patreon!

(Este post contiene SPOILERS. No se incluye la trilogía setentera de Nicholas Hammond ni la versión japonesa de 1978, Supaidāman).

En el número 6…

Spider-Man 3 (2007)

En su momento, esta película nos rompió el corazón: teníamos tantas ganas de verla que hasta le dedicamos un podcast entero cuando apareció el tráiler (fue en el año 2006, estábamos chavos):

Pero todo salió mal. El melodrama MJ vs Peter evolucionó en una ruptura entre ambos que trajo al nefasto “Spider Emo” en un segmento innecesario del filme. El Arenero fue tierno pero insuficiente, sin punch… es que… ¿tierno? ¿Quién quiere a un villano de cómic que sea “tierno”? Por otro lado, Raimi trajo a la mesa a OTRO villano, el muy esperado Venom que resultó ser una idiotez suprema, comenzando por el casting de Topher Grace como Eddie Brock. Esperen: y POR SI FUERA POCO además Pete tiene que lidiar con James Franco como la versión 2.0 del Duende Verde, con la carita quemada y todo. Ya no fue gracioso ver a MJ secuestrada y con su vida corriendo peligro, ni a Spidey con el traje del simbionte que tanto queríamos ver. Un. Maldito. Desastre. Que. Aún. Duele.

Momento favorito: supongo que la primera persecución de Spidey hacia el Arenero es divertida. Y ya.

En el número 5…

The Amazing Spider-Man 2: Rise of Electro (2014)

Por muy poco es menos mala que Spider-Man 3: la culpa la tiene en buena medida Electro. La interpretación de Jamie Foxx es ridícula, pero más ridículo es que Electro quiera freír al Arácnido y al resto de Nueva York por culpa de sus líos mentales sociópatas. Motivaciones del villano: FAIL. Similarmente a Spider-Man 3, suceden demasiadas cosas y hay demasiados personajes: el Duende Verde nunca termina de cuajar y parece solo un pretexto para armar a los Sinister Six —hey, recuerden que al final sale Paul Giamatti desperdiciado como Rhino, pfff. Y otro desperdicio: la hermosa Felicity Jones como la hermosa Felicia Hardy. Dicho todo esto, a su favor juega la increíble química entre Andrew Garfield y Emma Stone en los papeles de Peter Parker y Gwen Stacy. Esos dos se movían juntos con gracia frente a la cámara, pero no fueron capaces de salvar a la producción de que su trilogía fuera cancelada.

Momento favorito: la muerte de Gwen Stacy, eso sí, un graaaaaan momento. Aún recuerdo cómo nos quedamos todos en el cine. Gulp.

Dancing GIF - Find & Share on GIPHY

En el número 4…

The Amazing Spider-Man (2012)

Cinco años después de Peter Emo, Marc Webb tomó las riendas del personaje y nos regaló un cumplidor reboot. Andrew Garfield fue un excelente casting como Spidey, y lo mismo puedo decir del tío Ben (Martin Sheen) y la tía May (Sally Field). Sí tuvimos que hacer como que le creíamos a los lagartones de Garfield (28 años al momento de la filmación) y Emma Stone (23 años) que estaban todavía en prepa, pero lo pasamos de alto. Y hablando de lagartones, luego de pasar ooooootra vez por la historia de origen del Arácnido, nos fumamos en paralelo la historia del Dr. Connors y de Harry Osborne y sus eternos daddy issues. Justo esa parte fue la más débil, pero con la vibra entre Garfield y Emmita y el trágico desenlace de Denis Leary como el jefazo George Stacy, terminó siendo, como les decía, un filme cumplidor.

Momento favorito: Spidey descubriendo sus poderes. Eso nunca tiene pierde.

Spiderman GIF - Find & Share on GIPHY

En el número 3, casi, casi un empate técnico con la número 2…

Spider-Man: Homecoming (2017)

Es increíblemente divertida y cool, pero en el fondo realmente no logra conectar emocionalmente (mi principal queja es que la tía May nos fue vendida solo como una milfota guapota, y no como esa guía sabia que orienta a Peter cuando más lo necesita). Tampoco es que Spider-Man: Homecoming lo intente demasiado: Jon Watts, director, deja descansar el peso del filme en una combinación muy afortunada de factores. Primero, el feliz casting de Tom Holland como Peter Parker (el chamaco lo hace perfecto), quien le mete mucho humor y carisma al personaje. Segundo, un antagonista actuado con toda la mano de Michael Keaton, podrido pero no tanto, y sin las idioteces unidimensionales del Electro de Jamie Foxx. Tercero, todo el tema Avengers: Tony Stark, Happy, el traje ironmanizado de Spidey (wooooow). Finalmente, creo que el mayor acierto está en relatar solo un par de semanas (o algo así) en la vida de un Peter Parker adolescente, lleno de ansiedades y miedos, lejos de Manhattan y más cerca del barrio.

Como lo dije en mi ranking de los siete episodios de Star Wars: estamos eufóricos porque Homecoming resultó mejor de lo esperado, pero solo el tiempo dirá si (para mí)  merece estar en el tercero o segundo lugar de esta lista. ¡En un par de años hacemos una actualización!

Momento favorito: el rescate del elevador en el Obelisco de Washington. Un genuino momento clásico con toda la mística de Spider-Man. Ah: y el pequeño homenaje a Ferris Bueller.

Spider Man GIF - Find & Share on GIPHY

En el número 2…

Spider-Man (2002)

A la distancia de 15 años me parece que esa Spider-Man fue un milagro. El cine de superhéroes estaba en pañales, los efectos visuales por computadora aún hacían ver a los personajes como hechos de goma y bueno, nadie, NADIE creía, incluso con el éxito de X-Men un par de años atrás, que las cosas salieran tan bien. Historia de origen, check. Peter Parker, brillante pero ñoño, check. Tobey Maguire lo hizo muy bien, ¡no sean cabrones! Con el tiempo se convirtió en un meme llorón, pero a sus 26 años (al filmar la película) le dio un carácter juguetón y valiente a Spidey. Sí: Garfield lo hizo aún más bromista, y ni qué decir de Tom Holland, pero en ese momento el Hombre Araña de Maguire parecía a la medida de las expectativas. Aquel Spider-Man introdujo no solo la historia de origen de una manera que le hizo justicia al cómic, sino a varios personajes que serían amados por todos: Kirsten Dunst como Mary Jane, J.K. Simmons como Jota Jonás Jameson (perdón, es que yo veía la caricatura en los 80), James Franco como Harry Osborne y el brutal Willem Dafoe como el Duende Verde (uff, y Elizabeth Banks como Betty Brant). Tragedia y amor, amistad y traición, los dolores del “coming of age”… esa primera Spider-Man no es perfecta, pero es bonita y llena de recuerdos.

Momento favorito: La entrada del Duende Verde en Times Square y su primer madriza con Spidey entre globos gigantes y carros alegóricos.

Y en el número 1…

Spider-Man 2 (2004)

Hay algo que poner a este filme, junto con The Dark Knight y probablemente Logan, como ejemplos memorables de películas de superhéroes. El viaje de Peter Parker es paralelo al de Otto Octavius: ambos se convierten en monstruos a lo largo del filme —Peter comenzó en la cinta anterior, al provocar la muerte de Norman Osborne. Uno de ellos se resiste, el otro lo desea. Al final, ambos son redimidos: Peter rescata a su chica y se queda con ella, muy a su pesar, y el Doc Ock salva a Nueva York pero ahoga su sueño en el río Hudson. La perfección narrativa de Spider-Man 2 ha sido ampliamente analizada, es un caso de una historia a la que le sobra muy poco o nada, con personajes secundarios bien logrados, maravillosas secuencias de acción y también chingos de humor. Es de una belleza tragicómica inusual, y también es sorprendentemente romántica (y cursi). Me cuesta trabajo creer que en el futuro algún filme de Spider-Man pueda destronarla.

Momento favorito: “Go get ’em, tiger”. Me derrito de amor, pinche Mary Jane.


El Hype is creating Podcasts | Patreon

Conviértete en Patreon de El Hype hoy: obtén acceso a contenido exclusivo del Hype y a una de las plataformas de membresía para artistas y creadores más grandes del mundo.

Comentarios

comments

Escribo libros.

You must be logged in to post a comment Login